Científicos de todo el mundo nos alertan de la progresiva destrucción del medioambiente y sus consecuencias

Josep Vives-Rego, 30/10/2017

En 1992*, hace 25 años, 1.700 científicos independientes del mundo entero que incluía la mayoría de Nobels en ciencias, publicaron una artículo titulado: "1992 World Scientists' Warning to Humanity"

Estos profesionales de la ciencia hicieron un llamamiento a toda la humanidad, para que se parase la progresiva destrucción del medio ambiente, puntualizando que en caso de no hacerlo, se alteraría profundamente la manera de vivir que conocemos actualmente. Más concretamente en aquellos momentos, se nos alertaba de la disminución de la capa de ozono, la contaminación de las aguas, la reducción de los bosques, la biodiversidad y los recursos pesqueros, además del cambio climático y el progresivo aumento de la población humana.

Hoy, 25 años después, otro grupo de científicos ** más numeroso que el de entonces, nos dice que únicamente se ha parado la destrucción de la capa de ozono y se ha reducido el hambre y la pobreza extrema mundial. Estos dos hechos son esperanzadores, puesto que indican que los humanos podemos resolver problemas fundamentales mundiales. Sin embargo, los demás daños ocasionados a la Naturaleza han aumentado y están llegando a límites intolerables para el Planeta, que en caso de sobrepasarse, nos llevaran a una miseria generalizada.

Se hace especial hincapié en los problemas que está ocasionando el cambio climático que es debido mayoritariamente a la emisión por parte de los humanos de los gases con efecto invernadero (CO2, metano, óxido de nitrógeno y otros). Estos gases, provienen básicamente de: i) quemar combustibles fósiles (sobre todo petróleo, gas y carbón); ii) los procesos de deforestación y iii) la ganadería intensiva de vacuno destinada al consumo de carne (los rumiantes producen grandes cantidades de CO2 y metano).

Los expertos nos alertan de que si queremos mantener el bienestar actual y adoptar una transición a sistemas socio-económicos sostenibles, es necesario hacer efectivos los siguientes cambios:

1. Proteger los hábitats terrestres y marinos que son imprescindibles para mantener las reservas naturales de recursos.
2. Recuperar niveles sustentables de las especies y los hábitats que están en riesgo de extinción.
3. Reducir el desperdicio de alimentos y reducir el consumo de carne a través de la educación y la mejora de infraestructuras.
4. Reducir la fertilidad de los humanos, facilitando que las mujeres tengan acceso a la educación y a los servicios de planificación familiar, sobre todo donde no están implementados.
5. Desarrollar y aplicar progresivamente impuestos que tengan como finalidad reducir el exceso de consumo (consumismo) y la contaminación.
6. Generalizar el uso de energías renovables y desarrollar tecnologías verdes (sostenibles) en todos los niveles de producción y consumo.
7. Definir cuál es el tamaño de la población mundial que puede ser sostenible y que las naciones y los líderes políticos den el máximo apoyo a este objetivo vital.

Si queremos evitar la catastrófica pérdida de la biodiversidad y que la miseria vuelva a enseñorear el Planeta, necesitamos urgentemente una alternativa sostenible a la manera actual de hacer negocios y de producir bienes de consumo. Si no lo hacemos, quizás pronto será demasiado tarde para evitar el ocaso de la sociedad actual.

Sólo tenemos un planeta, que con toda su vida vegetal y animal, constituye nuestra única casa. La única alternativa es protegerlo y mantenerlo.

* http://www.ucsusa.org/about/1992-world-scientists.html#.WafOTrLXbcs
** W.J. Ripple y cosignatarios, en prensa en la revista BioScience.

Ver todos artículos por Josep Vives-Rego