¿Es imposible una Grecia (y una Europa) más democrática?

Jan Joost, 30/10/2015

Cuando a finales de enero del presente año fue elegido un nuevo Gobierno en Grecia, tenía la esperanza de que las cosas cambiarían en ese país... y en Europa. Esperaba que empezaran a encontrar su fin las políticas de austeridad de mentalidad estrecha y la falta de democracia en Grecia y en Europa.

También tenía la esperanza de que el Gobierno socialdemócrata griego de Tsipras, razonable y políticamente moderado, recibiría el apoyo de los líderes socialdemócratas de otros países europeos, aunque sabía que en el pensamiento y las prácticas de esos líderes quedaba muy poco de lo que podríamos llamar "social democracia"'.

En cualquier caso, esperaba que los líderes socialdemócratas europeos se verían impulsados a tomarse en serio nuevamente sus ideales democráticos o socialdemócratas, para ayudar a sus hermanas y hermanos griegos en su enfrentamiento a la tarea enorme de (a) cambiar la corriente en Grecia y (b) establecer un ejemplo de que sería posible una mejor dirección política con un poco de ayuda de los amigos de otros países europeos, sean miembros o no del Eurogrupo*. El Presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, es miembro del partido socialdemócrata de Holanda.

Mi esperanza era vana. O peor todavía, se había cambiado por su contrario. En lugar de iniciarse un cambio en Grecia y en Europa, de construirse una Europa más social y más democrática, en el curso de las negociaciones entre Grecia y sus acreedores lo que hemos visto es lo opuesto: los líderes (social)demócratas vuelven a aceptar y defender la austeridad y las políticas autoritarias, quizás incluso con mayor ferocidad (¿y desesperación?) que nunca.

¿Lo hacen para matar cualquier esperanza de que otra Europa (diferente de la que conforman todos los días) sea posible?

¿Por qué quieren matar esa esperanza? ¿Porque creen tener la visión correcta? ¿Realmente creen en sus políticas de mentalidad estrecha? ¿De verdad cree François Hollande en un Gobierno de la Eurozona?

¿Quieren imponer su idea de Europa a sus ciudadanos (en beneficio de los más ricos de ellos)?

¿Y por qué los líderes europeos se toman tan poco en serio la democracia?

* ¿Los líderes socialdemócratas de otros países europeos no quieren que Tsipras se comprometa con políticas socialdemócratas auténticas? ¿No quieren que Tsipras y los suyos establezcan un ejemplo? ¿Sienten celos? ¿Están claramente seguros de sí mismos? ¿Tienen miedo de alguna o de varias cosas? ¿Deberíamos intentar entender su comportamiento no solo políticamente, sino también psicológicamente?

Jan Joost Teunissen es Director de FONDAD, Forum on Debt and Development (http://fondad.org/)

Ver todos artículos por Jan Joost