Egipto: La energía renovable y el transporte limpio son los pilares del crecimiento con bajo nivel de emisiones de carbono

Banco Mundial, 07/06/2009

- Egipto fue uno de los países con crecimiento más acelerado de emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo.

- El país espera poder generar 20% de la energía utilizando recursos renovables para 2020.

- Su objetivo es desarrollar una capacidad de energía eólica de 7200 MW, reducir las emisiones de los vehículos mediante un mejor transporte público y hacer más eficiente la industria en cuanto a consumo de energía.

Egipto fue uno de los países con crecimiento más acelerado de emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, pero planea revertir la tendencia con ayuda del Fondo para una tecnología limpia (FTL), creado recientemente, cuyo propósito es aumentar las tecnologías de bajo nivel de emisiones de carbono y el consumo eficiente de energía.

El país está entre los primeros en obtener beneficios del fondo, dotado de US$5.200 millones y respaldado por ocho gobiernos, gestionado por el Banco Mundial y administrado mediante el Grupo del Banco Mundial y otros bancos multilaterales de desarrollo. (El plan de Turquía para aumentar el consumo eficiente de energía y la energía limpia fue esbozado la semana pasada).

Egipto planea invertir US$300 millones provenientes del fondo en condiciones concesionarias, combinado con financiamiento proveniente del Grupo del Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo, organismos bilaterales de desarrollo, el sector privado y otras fuentes, a fin de estimular el desarrollo de energía eólica e iniciar opciones de transporte limpio que permitan al país alcanzar su objetivo de generar 20% de la energía a partir de recursos renovables para 2020.

Si las condiciones continúan como hasta ahora, Egipto podría enfrentar sólo en el sector eléctrico un 50% de aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a los niveles de 2007. Los sectores de la electricidad y del transporte son responsables de más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero del país.

No obstante, Egipto, que está a la vanguardia en la región en cuanto a energías renovables y consumo eficiente de la energía, espera poder cambiar la situación por medio del logro de una capacidad de energía eólica de 7200 Megavatios para 2020, la reducción de las emisiones de los vehículos en regiones densamente pobladas mediante mejores sistemas de transporte público y una mayor eficiencia de la industria en materia de consumo de energía.

Egipto también participa en un programa regional cofinanciado por el FTL destinado a incrementar las plantas concentradoras de energía solar en la región de Oriente Medio y Norte de África.

Desde una perspectiva mundial, es fundamental utilizar los mejores recursos solares para incrementar el aprovechamiento de energía solar, y la región del Oriente Medio y Norte de África ofrece esta oportunidad, dijo Jonathan Walters, jefe de transporte y energía para la región de Oriente Medio y Norte de África del Banco Mundial. Egipto está poniendo a prueba una planta concentradora de energía en pequeña escala con el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Banco de Japón para la Cooperación Internacional.

Potencial excelente para la energía eólica

En materia de energía eólica, los fuertes y persistentes vientos del Golfo de Suez sugieren que Egipto tiene “un potencial excelente para la energía eólica, uno de los mejores del mundo”, dijo Walters.

El gobierno y algunos asociados, como la Corporación Financiera Internacional (IFC, siglas en inglés) del Grupo del Banco Mundial, ya financiaron 400 megavatios de capacidad de energía eólica, y existen proyectos en tramitación para agregar otros 600 megavatios cuyo comienzo se espera para los próximos dos a cuatro años.

Hasta ahora, la falta de infraestructura no permitió un mayor desarrollo. Por esa razón, el gobierno planea utilizar entre US$100 millones y US$120 millones del Fondo de tecnología limpia para cofinanciar un sistema de transmisión de alta capacidad desde los parques eólicos en el Golfo de Suez para el servicio de zonas densamente pobladas como El Cairo.

Sin financiamiento del FTL, el desarrollo de infraestructura podría demorarse de tres a cinco años, según el plan de inversiones del Fondo de tecnología limpia para Egipto..

El financiamiento "les cambia las reglas del juego", dijo Walters. Llega con cofinanciamiento de los Bancos Multilaterales de Desarrollo como el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo y la IFC. La colocación de US$300 millones de financiamiento concesionario en el paquete total constituye un subsidio importante para inversiones que tienen un impacto sustancial en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El ingeniero Abdel Rahman, presidente de la Agencia nacional egipcia de energías renovables (NREA, siglas en inglés), dijo que el FTL aliviará algunas de las cargas financieras de los precios más elevados de la energía renovable, especialmente en vista de los bajos precios actuales del petróleo.

"El FTL es una poderosa herramienta de apoyo para países en desarrollo que tengan un plan serio de expansión de las energías renovables y es más eficaz en estos tiempos de crisis económica", dijo Rahman. "Otorga respaldo a aquellos países que siguen respaldando los planes de energías renovables que habían emprendido. También brinda apoyo para las infraestructuras aprovechables, tales como líneas de transmisión que hagan posible el incremento de las energías renovables e infunde confianza a los inversores para invertir en energías renovables en la región".

Planeamiento de transportes urbanos más limpios y menos congestionados.

Los fondos del FTL, combinados con el financiamiento del Banco Mundial, acelerarán también los planes para el transporte urbano egipcio, como el desarrollo de trenes ligeros y autobuses de tránsito rápido que se espera transporten a 5 millones de pasajeros diarios en El Cairo y sus alrededores.

La mitad de los vehículos de Egipto opera en esta zona, lo cual constituye 20 millones de viajes por día y unos 13 millones de toneladas de CO2 por año. Los costos económicos y ambientales de la contaminación de la gran ciudad y de la congestión del tránsito fueron considerables, dijo Walters.

Con el objeto de aliviar el tránsito y reducir las emisiones de CO2 en unas 1,5 millones de toneladas por año, el gobierno planea seis nuevos corredores de autobuses de tránsito rápido y tránsito de trenes ligeros en El Cairo a fin de conectarla con suburbios de rápido crecimiento.

El plan también requiere el reemplazo de 613 minibuses públicos antiguos y contaminantes por 1.310 autobuses grandes de tecnología limpia.

Artículo original en el Banco Mundial

Ver todos artículos por Banco Mundial